La Fiscalía Central, de la Fiscalía General del Estado, tiene la instrucción del Gobernador de llegar hasta las últimas consecuencias y seguir todas las líneas de investigación para dar con los responsables en el caso del asesinato del Secretario de Turismo, Jesús Gallegos Álvarez, para aplicarles todo el peso de la ley.
Así lo señaló el Fiscal Central, maestro Rafael Castellanos, quien informó que en relación con los hechos se cuenta con cuatro personas en calidad de presentadas, a quienes se les practican las pruebas de absorción atómica para determinar si dispararon arma de fuego.
El Fiscal precisó que las personas presentadas viajaban en un automotor de características similares al utilizado por los homicidas del funcionario, y fueron presentadas por la Policía de Zapopan.
Agregó que al vehículo –de tipo Blazer- también se le practican los dictámenes necesarios para saber si se hizo un disparo desde su interior.
Explicó que el fallecido presenta lesiones de arma de fuego en la mano izquierda y otra en el espacio intercostal cerca de un glúteo.
Indicó que en el crimen fue utilizada una sola arma, calibre 9 milímetros, conforme a lo que han determinado hasta el momento los peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes también trabajaban en la realización de la necropsia para determinar las causas exactas de la muerte.
Indicó que la víctima sólo iba con su chofer particular, y que el único que resultó herido fue el funcionario, quien alcanzó a bajar del vehículo antes de expirar.
Manifestó que el chofer, quien tiene seis años de trabajar con el ahora fallecido se encuentra dando su declaración de los hechos, al igual que varios testigos oculares que están cooperando con la Fiscalía.
Rafael Castellanos también precisó que se localizaron 11 casquillos y dos ojivas calibre 9 milímetros en la escena del crimen y que la persecución entre los agresores y la víctima fue de poco más de 250 metros, considerando el punto en el que se encontró el primer cascajo, hasta el sitio del último.
Además  informó que el Secretario de Turismo y su chofer habían salido de una reunión de trabajo y se dirigían a casa de Jesús Gallegos, en el fraccionamiento Puerta de Hierro.
Indicó que ciertos datos de la averiguación tenían que reservarse, dado el sigilo que en estos casos se requiere.
Sobre el móvil del atentado explicó que no se puede afirmar que en los pocos días que llevaba el Secretario de Turismo fungiendo como tal, se hubiera generado una situación que haya provocado el atentado, de ahí que se estime que el ataque se debe a una situación de índole personal o por su actividad profesional anterior.
A pregunta expresa de los reporteros  indicó que los secretarios de gabinete no cuentan con escoltas, y que Jesús Gallegos iba en un vehículo Toyota Highlander, modelo 2011, propiedad de la Secretaría de Finanzas, sin blindaje.
Asimismo, dijo que no se tiene antecedente que el funcionario haya tenido amenazas previas y desmintió que el ahora occiso hubiese sufrido en días pasados un intento de secuestro, con el único antecedente que hace seis o siete años balearon su oficina.
Aparte, refirió que se están revisando las cámaras de video que existen en la zona del atentado e indicó que el día de mañana se continuaría informando de los avances del caso.