Pronunciado por: 
Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, Gobernador del Estado de Jalisco
Fecha: 
Martes, Mayo 29, 2018

Bienvenidas, bienvenidos. Quiero reconocer el gran esfuerzo y el trabajo que vienen realizando un grupo de personas de la sociedad civil organizadas en favor de la familia.
Por ello, le doy la bienvenida a Fernando Guzmán Pérez Peláez, sobre todo, reconocer el trabajo y el esfuerzo que con gran convicción ha venido desplegando con distintas secciones.
A Leonardo Martínez Navarro, también agradecerle su presencia, le pido le envíe un saludo a nuestro amigo el señor rector de la UNIVA, a Jaime Cedillo Bolívar. Muchas gracias también por su presencia y, sobre todo por la intervención, las palabras que aquí se señalaron.
Mis compañeros de gabinete, muchas gracias Eviel, Roberto, por su apoyo, José Luis.
Estamos convencidos que hoy vivimos tiempos de degradación social, estamos convencidos entre recientes hechos violentos donde personas con el mas mínimo valor que le dan a la vida, personas desalmadas que atentan contra vidas inocentes e injustas, nos llevan a la reflexión de qué historia pudieron haber vivido al seno de su familia.
Porque no es solamente el entorno económico, sino hoy vemos entornos de aspiración en materia de movilidad social que los llevan a querer generar un estereotipo y formar parte de quienes hoy, ante un ataque de información sin el más mínimo filtro, los lleva a pensar que la violencia es el camino del éxito, el camino donde la simbología pueden ser ellos reconocidos en su entorno, y es eso, la aberración que los lleva a quietarle la vida con violencia a personas inocentes.
Cuando nosotros nos retrotraemos en la historia, en la familia, el núcleo social que ha impulsado el desarrollo de la civilización, es la familia la que hoy por hoy los mexicanos reconocemos como la máxima institución, pero además, es la familia en quien reconocemos la máxima certeza y confianza que podemos tener  cada uno de los ciudadanos, siendo entonces la familia el elemento fundamental, la célula básica de una sociedad.
Cómo poder influir en programas, en políticas públicas, en presupuestos, en atención, con liderazgos reconocidos, con la atención de una trayectoria de profesionales capacitados, pedagogos, trabajadoras sociales que han infundido a través de tantos años valores que nos han llevado a la cohesión social.
 
 
 
¿Cómo se fragmenta hoy ante el mundo virtual  la familia?, cómo encontramos en las tendencias cortoplacistas pragmáticas de la información aspiracional de un individuo, alejándose del valor colectivo al que pertenecía, la familia, dónde están y dónde estamos el gobierno, padres de familia, maestros, cuando muchos de estos individuos no pudimos orientarlos por el camino del bien, por el camino de formar a buenos ciudadanos, ciudadanos que respeten la vida, ciudadanos que respeten la dignidad de la persona. Por eso creemos tan importante este convenio.
Este convenio que lo señaló aquí muy bien Fernando y el señor Jaime Cedillo, tuvo que ver más con las coincidencias en las que podemos trabajar unidos. Hoy como gobierno creemos que lo más importante es impulsar gobiernos horizontales, donde la sociedad en su conjunto tomemos decisiones, evitar la polarización de ediciones y encontrar en este gobierno horizontal, junto con la sociedad mas allá, y alejado de etiquetas ideológicas las coincidencias funcionales que pueden cuestionar a la sociedad, por eso nos encontramos aquí reunidos, porque desde mi gobierno hay apertura y sensibilidad a la realidad que estamos nosotros viendo.
Reconozco el valor de la familia. Este primer núcleo social que conocemos y el único que nos acompañara durante toda la vida, ahí aprendimos nuestros valores, ahí nace nuestra voluntad para hacer comunidad.
La familia es el escudo más fuerte para protegernos de las amenazas y garantizar la armonía social. Por ello, desde aquella reunión que tuvimos hace ya casi un año, 3 de julio del año pasado, decidimos trabajar en una agenda en la que podamos coincidir y avanzar.
Como lo dije, hasta el último día de mi administración, las 24 horas, los siete días, estaré trabajando y dispuesto a fortalecer el andamiaje con la sociedad civil que pueda traernos organización, que pueda traernos armonía y sobre todo paz a nuestra sociedad.
Reconocer el dialogo con el Frente Nacional por la Familia, el Gobierno del Estado, debo decirlo, sí encontramos diferencias, pero encontramos muchísimas más coincidencias sobre las que pudimos establecer una agenda de trabajo y nos enfocamos en aquellas cosas que nos reunían y comenzamos con una serie de mesas de trabajo, que llamamos Diálogos Por la Familia.
Hoy aquí esta Eviel, en las que estuvo antes Miguel Castro. Por ello, quiero afirmar que hoy es un día importante, porque estamos firmando un acuerdo para que juntos lo sigamos diseñando y juntos, lo pongamos en marcha.
Se definieron los programas que son más importantes y se ha remendado que se tomen acciones inmediatas, ahí está el curso en las escuelas, promoción de valores para la cultura de paz y buen trato, el programa de orientación sobre la corresponsabilidad en la formación en nuestros hijos y los talleres de liderazgo participativos para padres de familia, entre muchos otros.
Estas propuestas, por supuesto, me llenan de aliento, porque permiten compartir una reflexión que vengo haciendo desde hace tiempo. Como padres de familia debemos de actuar ya en nuestras casas, para proteger a quienes más queremos, no podemos dejar toda la responsabilidad a los de afuera, a los maestros, a las escuelas, a las autoridades, si queremos una mejor educación para nuestros hijos que crezcan en un ambiente de paz, con igualdad, con salud, con respeto y con oportunidades para prosperar honestamente, debemos de comprometernos, pero sobre todo de involucrarnos con nuestros hijos, tanto como nuestra comunidad.
Por ello, lo he dicho, cada uno de los criminales que ha participado en actos violentos, estoy seguro que tienen familia, tiene vecinos y amigos que no están de acuerdo con ellos y menos con sus actividades, pero guardaron silencio.
Para eso también debemos de educar, para señalar, para denunciar, para informar quiénes están afectando los valores sociales, sobre todo la dignidad de las personas y su derecho a la vida.
Sé que es muy complicado actuar en situaciones como estas, donde ese está infundiendo temor, pero también donde ese silencio y pasividad contribuyen a que gente inocente pierda su patrimonio, su integridad física y hasta su vida.
Por eso pedimos que se fortalezca el trabajo al seno de las familias, como institución, con los recursos que sean necesarios.
Hemos llegado a la conclusión de que se requiere invertir más, mucho más en la familia, en todos los aspectos fundamentales que, inclusive, en los aspectos policiales.
Hoy si cambiamos ese binomio que viene desde el arquetipo del presupuesto de la ingeniería presupuestal, podemos nosotros entonces lograr un cambio certero a corto plazo, no a uno, a dos años, pero sí a seis, 12 años, podemos cambiar nuestra sociedad si juntos nos decimos a luchar en lo que coincide y las diferencias, por supuesto, seguir debatiendo y discutiendo pero en el mismo nivel, sin radicalizar las posturas y encontramos sobre todo soluciones.
No me queda sino decirles que van a encontrar todo el apoyo en estos meses que nos resta nuestro gobierno, estoy seguro que vamos a sentar las bases para un proyecto y una agenda en la que podamos estar todos sentados en la mesa, sin detenernos, superando obstáculos, superando divisiones y encontrando en esas coincidencias la fortaleza para seguir creciendo con nuestra familias mexicanas, que nos debemos y sabemos que si basamos todo este ejercicio, si basamos todo nuestro presupuesto y todo nuestro apoyo en la familia, vamos a tener una patria diferente en muy pocos años, donde nuestros hijos y las futuras generaciones, estarán reconocidas, pero sobre todo, estarán viviendo en un mundo de paz y armonía, que es lo que todos deseamos.
Muchas gracias y felicidades.